Alvaro Abarca, Viejo Perro (foto por Xabier Azcarate)

Alvaro Abarca, Viejo Perro (foto por Xabier Azcarate)

Finalmente Neptuno volverá a sonreír…

Hace algunos años, López, criado en la cuna del surf pichilemino, tuvo la visión que Punta de Lobos se prestaría como escenario de la máxima expresión de habilidades desarrolladas en esta disciplina que ha evolucionado en Chile en estos últimos 45 años, de una forma espectacular.   Ceremonial decidió llamarlo, y Neptuno, agasajado respondió con creces para animar esta fiesta en su honor. Así, repitió algunas marejadas invernales para delicia de tritones y sirenas.

Lamentablemente, no faltó el oportunista que decidió cambiarle la esencia natural por una comercial, que lamentablemente despierta las bajas pasiones.   Neptuno se negó a colaborar con esta propuesta y dejó de bombear su manifestación natural. Aquellos que no saben leer la naturaleza, insistieron por años sin lograr resultados. Ha sido un largo periodo de espera.

Hoy, me he informado con profunda emoción que un personaje oculto, quien hace las cosas motivado por el amor y pasión sin importar si es reconocido o no, del mismo modo que López dio inicio a esta gesta, escuchando en su interior, al forastero nativo que vive en sí.

El patrón del océano, se volverá a manifestar, no cabe duda que empatizará con condiciones climáticas acorde a las necesidades de un clásico ceremonial.

Sinceramente Viejo Perro.

 

 

Comments

comments

Previous post

Los Morros Coffee & Surfshop

Next post

Buda Restaurant

Pichilemu Surf City

Pichilemu Surf City

No Comment

Leave a reply